Remedios caseros para los cólicos de los bebés

El llanto es una de las maneras de identificar cuando un bebé está sufriendo de cólico, claro está, mientras esté se encuentre bien alimentado y bien de salud. El llanto del bebé puede durante varias horas y hasta 3 veces a la semana de manera repetida. Se suelen dar a partir de las dos semanas de nacido y hasta los 4 a 6 meses terminan desapareciendo.

Dentro de las causas que más se creen que los causen es el aire que queda atrapado en el tracto digestivo del bebé el cual le produce dolor. Además del llanto, puedes notar al bebé incómodo, con vómitos frecuentes, cambios constantes de la temperatura y pocas ganancias de peso.

Afortunadamente hay maneras de tratar esto con unos remedios caseros para los cólicos de los bebés que además de ser muy fáciles de preparar, también son muy seguros:

Remedios-caseros-colicos-bebe

Baños tibios

Los baños tibios ayudan a relajar a tu bebé cuando se encuentra sufriendo de cólicos. Puedes agregar unas cuantas gotas de aceite de lavanda a la bañera de tu bebé para que esto le ayude a relajarse mejor. Puedes también masajear el área abdominal de tu bebé mientras haces esto para que le ayude a los gases a movilizarse.

Compresas calientes

Moja con agua caliente una toalla y luego exprímela. Asegúrate de que no esté muy caliente para la piel del bebé y colócala en su zona abdominal. Dejándola por unos 5 minutos cuando este sienta cólicos. También lo puedes hacer dos veces al día realizando suaves masajes circulares.

Masajes con aceite de oliva

Calienta un poco de aceite de oliva y aplícalo en tus manos. Ahora comienza a masajear la zona abdominal de tu bebé de manera gentil en el sentido de las manecillas del reloj. También masajea sus piernas y brazos.

Empujones de rodilla

Acuesta a tu bebe boca arriba y luego junta sus rodillas. Ahora, de manera muy delicada, ve llevando sus rodillas hacia su abdomen y déjalas en esta posición durante unos 5 segundos, luego regresa las rodillas a su posición inicial. Esto lo puedes hacer varias veces al día y ayuda a mejorar los movimientos intestinales del bebé, liberando los gases.

Sacar los gases

Siempre, después de cada comida, saca a tu bebé los gases ayudándolo a eructar. Esto lo haces cargando a tu bebé de frente hacia ti y masajeando su espalda y su abdomen. Esto hará que eructe y libre los gases luego de haber comido y no se vayan a sus intestinos y produzca los cólicos.