Remedios caseros para la tos seca

Sintomas y causas de la tos seca

La tos seca o no productiva es una respuesta de nuestro cuerpo que funciona como mecanismo de defensa para expulsar sustancias extrañas, no deseadas o que se encuentran en las vías respiratorias.

Comúnmente, la tos ayuda a expectorar la mucosidad y a aliviar el proceso infeccioso por el cual estemos atravesando —en el caso de padecer resfriado, gripe, irritaciones o congestión. Sin embargo, la tos no productiva o seca puede llegar a causar mucho más molestias y a durar más tiempo, debido a que no produce expectoración, favoreciendo así la irritación en la garganta y las vías respiratorias, y hasta pudiendo causar dolor al tragar y comer o picazón constante.

Por ello, contar con alternativas naturales o remedios caseros para la tos puede ayudarte a aliviar los síntomas. Las causas de la tos seca pueden ser numerosas: desde posibles enfriamientos, resfriados o gripes, hasta reacciones alérgicas, contacto con tóxicos, inflamaciones de las vías respiratorias, tabaquismo, asma o bronquitis, efectos del alcohol, cambios de temperaturas bruscos, infecciones con presencia de fiebre, tos crónica, entre otras.

Sea cual sea la causa principal de la presencia de tos, lo más recomendable es acudir a un médico especialista. Y en el caso de no poder aliviar los síntomas, aún visitando a un profesional, lo mejor será probar con alternativas naturales o caseras, que puedan atenuar las molestias y mejorar el cuadro general.

La tos, aunque puede llegar a ser una gran molestia, es una defensa que tiene el cuerpo, Por lo tanto no se aconseja eliminarla por completo, sino sólo disminuir sus síntomas, aliviar la picazón y el dolor que produce. De esta manera, si tu tos es no productiva y quieres aliviarla de forma natural y no invasiva, a continuación te traemos remedios caseros para la tos seca:

10 remedios caseros para controlar la tos seca

Remedio para la tos #1: de vapor de eucalipto y limón

Este remedio natural para la tos consiste en hervir hojas de eucalipto con gotas de jugo de limón en un recipiente. Luego hazte vapor durante varios minutos y procura taparte la cabeza con una toalla para favorecer la entrada del vapor a tus vías respiratorias.

Remedio para la tos #2: Miel y limón

Hazte un té de miel y limón para aliviar los síntomas. También puedes optar por comer cucharadas de miel antes de dormir y al despertarte.

Los niños menores de 1 año no pueden ingerir miel —por riesgos a contraer botulismo infantil.

Remedio para la tos #3: Bebe mucho líquido.

Esto te ayudará a eliminar las secreciones y a disolver con mayor rapidez la mucosidad pegada a la garganta. Ingiere entre dos y tres litros de líquido por día.

Remedio para la tos #4: Sopas para diluir la mucosidad

La sopa de pollo, de jengibre, de ajo o cebada ayudarán a diluir las secreciones y a aliviar la tos seca.

Remedio para la tos #5: Infusión de higos y miel

Hierve higos durante 20 minutos, luego mezclálos con una cucharadita de miel y tómalo cada vez que la tos seca sea abundante.

Remedio para la tos #6: Preparación con dientes de ajo

Machacar entre 6 y 13 dientes de ajo, dejarlos macerar una noche entera y luego consumir una cucharada añadiendo tomillo y aceite de oliva. Con este remedio casero la tos se aliviará.

Remedio para la tos #7: Vapor con hojas de laurel

Las hierbas como el eucalipto, tomillo o laurel son excelentes aliados contra los problemas respiratorios. Hierve laurel en una olla grande y luego hazte vapor durante 10 minutos.

Remedio para la tos #8: Almendras y mantequilla

Deja en agua las almendras por la noche, luego muélelas y prepara una pasta con mantequilla y azúcar. Esto es aconsejable para los que se inclinan por lo dulce.

Remedio para la tos #9: Juego de cebolla

Pica muy bien las cebollas hasta lograr extraer el jugo. Luego puedes mezclar la preparación con miel o agua. Está comprobado que este remedio casero favorece la expectoración y atenúa la tos.

Remedio para la tos #10: Gárgaras y compresas

Otras de las alternativas naturales para la tos seca son las gárgaras con agua tibia y sal, las compresas de paños calientes en el pecho o los baños de vapor.

RECUERDA: En el caso de que los síntomas duren más de 4 semanas, la tos aumente, se agrave el dolor o el pecho se cierre y te cueste respirar, aún optando por alternativas naturales y remedios caseros, lo mejor es que acudas a un médico profesional.