Remedios caseros para controlar los nervios

Los nervios fisiológicamente son aquellos que controlan las actividades diarias de los seres humanos, es decir, son ranuras que conducen información del cerebro al resto del cuerpo humano. Cuando estas se encuentran bajo una alteración producen cambios en los estados de humor y otras reacciones dañinas a la salud.

Bajo diversas situaciones, el ser humano tiende a sufrir de nervios, estos provocan irritabilidad, falta de sueño, ansiedad, falta de concentración, entre otros problemas. Existen fármacos que pueden tratar este problema, pero la naturaleza misma nos ofrece diversos remedios caseros para controlar los nervios que son efectivos.

Remedios naturales para controlar los nervios

Té a base de manzanilla

Es uno de los remedios caseros más populares y efectivos, la infusión de manzanilla calma los nervios. Sus efectos tranquilizan la sobrecarga química que sufren las vías simpáticas en el organismo ocasionando sensaciones de alivio. Es recomendable tomar una taza de té de manzanilla antes de ir a dormir, pero también se recomienda no abuzar de esta bebida.

La lechuga como tranquilizante

Si sufres de los nervios no por ocasiones estresantes sino es algo “ya normal” en tu diario vivir, contrólalos con las propiedades de la lechuga.  Esta verdura actúa como un sedante natural. Puedes acompañar tus comidas con ensaladas que incluyan esta verdura además de beber al menos un vaso de su jugo por día.

Infusión de flor de espliego

Para calmar los nervios es recomendable beber una infusión de flor de espliego, inicia con tres veces por día (antes de cada comida), si funciona, se debe reducir a dos dosis por día y luego a una. La preparación es sencilla, solo debes aplicar 2 cucharadas de flores de espliego y 2 de marrubio negro en un recipiente de agua, este debe hervir 10 minutos, luego retíralo de las llamas, espera que enfrié, cuélalo y listo.

Tips para calmar los nervios

    • Intenta relajarte antes situaciones estresantes
    • Ensaya frente al espejo sobre cómo afrontar problemas que te alteren los nervios
    • Práctica hábitos saludables
    • Confía en tus capacidades
    • Procura descansar los suficiente

Imagen: Hammonton Photography