Los frutos secos como nutrientes caseros

Todos escuchamos sobre los beneficios nutritivos de los frutos secos.  Estos son considerados altamente energéticos y por supuesto, son recomendados para mejorar la salud de una persona. Sin embargo, no saber llevar una ingesta adecuada de estos puede producir algunos problemas. Por esta razón, a continuación presentaremos algunas propiedades nutritivas y curativas de los frutos secos.

Propiedades nutritivas de los frutos secos

Los frutos secos son pobres en líquido, pero eso los hace altamente ricos en carbohidratos complejos. Su contenido en general, se compone de ácidos grasos mono y polinsaturados, que dicho sea de paso, son grasas –por decirlo en términos sencillos-  que son metabolizados con facilidad.

Además, la mayoría de ellos contiene vitamina E, que es un antioxidante que combate efectivamente los radicales libres –estos son productos dañinos para la salud-. Si estos se mezclan con cereales se puede obtener un alimento alto en calidad proteínica. Su ingesta se recomienda a  todo público, pero en especial para los niños que están en pleno crecimiento.

Propiedades curativas

Ingerir frutos secos es beneficioso desde cualquier punto de vista. Sus componentes no solamente son ideales para el funcionamiento adecuado del cuerpo humano, sino también, sirve de ayuda al organismo en el pleno desempeño de sus funciones que previenen y hasta alivian ciertas afecciones.

Ejemplo de ellos son las nueces, esta contiene un alto porcentaje de fitoestrógenos, estos reducen los efectos de la menopausia. De igual forma contiene fitoestroles, sustancia que se asemeja al colesterol, pero que por ser de origen vegetal ayudan a disminuir los niveles de colesterol en el torrente sanguíneo.

frutos secos

Son poderosos combatientes contra la anemia, los piñones por ejemplo, contiene un alto porcentaje de hierro. Por tanto, es recomendable ingerirlos naturalmente para no alterar su contenido y aprovechar al máximo sus propiedades.

Podía seguir dando varios ejemplos sobre las propiedades curativas de los frutos secos, pero no cabe duda que el punto central de este artículo ha quedado claro. Puedes realizar varias recetas para que su ingesta sea más agradable al paladar, tú decides cómo, dónde y cuándo comerlos.

Frutos secos

  • Piñones
  • Cacahuates
  • Avellanas
  • Almendra
  • Nueces
  • Uvas secas